miércoles, junio 01, 2005

El nacimiento



El nacimiento


Perdidas y ganancias se han visto en estas guerras santas, llorado entierros de grandes héroes así como celebraciones de grandes conquistas.

El día en que llegaron el sol de la noche y el lucero de la mañana se hizo una gran fiesta, ambos reinos celebraron, fue como si el mundo entero estuviera de fiesta, pero algo extraño había en el festejo, los festejados no celebraban se comportaban mas como en una derrota que como en una victoria, claro esto solo lo notaron los que los conocían bien.

-que es lo que te pasa?
Actúas de manera extraña, divierte es probable que sean los últimos festejos que tengamos dentro de mucho tiempo.

-Si me divierto padre, me ciento halagado por este festejo, es solo que... hay algo que me preocupa y no se que puede ser.
No te preocupes tratare de no causar malas impresiones.

-eso espero, no quisiera dar explicaciones ajenas de tu comportamiento.

Mientras tanto en el otro reino las cosas eran mas sencillas, lucero de la mañana tenia cierto habilidad de engañar a la gente para lograr sus propósitos, pero incluso al mejor cazador se le va la presa..

A mitad del gran salón en la pista de baile hay una princesa que trata con todas sus fuerzas de no caer en al desesperación, quisiera gritar lo que esta sucediendo pero...

-hermana que es lo que te sucede, desde antes de que comenzara esta “guerra” as estado actuando de manera... extraña.

-de que hablas yo sigo siendo la misma

-vamos afuera tal ves la luz de la luna ablande el duro corazón que as forjado en estas batallas y el manto de estrellas limpie tu rostro de lagrimas.

Sin decir palabra ambos se dirigieron a un lugar que a sido testigo de grandes acontecimientos, secretos innombrables.
Esa noche había una leve brisa, un aire fresco que aligeraba los problemas mientras un manto de estrellas cobijaba del frío a los corazones, arriba en la cima del cielo una hermosa luna llena tan grande que pareciera que quisiera tocar la tierra de quien es guardiana silenciosa, testigo muda.

-Hermana ¿qué es lo que ocultas en tu corazón?, comprendo que no lo quieras decir a nuestros padres, pero siquiera a ¿quien ha sido tu confidente? He protegido tus secretos más que ninguna otra persona, sabes bien que puedes confiar en que de mi boca ni una sola palabra saldrá.

-ya lo se, no tienes por que recordármelo no hay nadie en el mundo a quien le tenga mas confianza.

-entonces por que en tu corazón hay ese sentimiento de querer liberarse, hay algo que guardas que te esta carcomiendo por dentro y, hay algo mas, que no puedo... identificar

A estas palabras ella le dirigió una mirada de incredulidad, de incomprensión, desesperación. Quería contarle lo que ha pasado, pero no sabia si era lo correcto, sabia que podía confiar en el, que nunca lo defraudaría, pero... no estaría ella defraudado a toda su familia?, no seria ella quien estuviera traicionando la confianza de su hermano?
Quería llorar, quería gritar, quería que todo acabara, de pronto una pequeña gota de agua cargada de una infinidad de sentimientos callo lentamente de sus ojos, soltó el llanto, era demasiada carga para ella, realmente tenia que compartirla con alguien abrazo a su hermano, permaneció así, llorando en su hombro un momento.

No hay comentarios.: